sábado, 24 de julio de 2010

Razón vs Sentimiento


Las cosas del corazón, los sentimientos, estar con alguien... nunca deberían ser cosas que se analicen con la razón. Sin embargo, hay personas a quienes eso les pasa y naturalmente, lo que sale como resultado después no es lo que debería estar pasándoles.
Cuando la razón comienza a analizar el por qué de nuestros sentimientos y de las acciones que éstos nos llevan a hacer, nos paralizamos.... comienzan los miedos, los justificativos del por qué no deberíamos hacer tal o cual cosa... nos comparamos con el otro y descubrimos nuestras propias falencias. De pronto, por temor a que nos descubran cómo somos (por alguna maquinación interna que hace que tengamos una bajísima autoestima y creamos que no somos lo suficientemente buenos para esa persona, que podríamos lastimarla, que se deslusionaría cuando conozca a nuestro verdadero yo, y como resultado, seríamos nosotros quienes saldríamos lastimados de esta relación, porque creemos que la otra persona no toleraría lo que descubriría; porque nos escudamos en ese malhumor y enojo que creemos sentir porque estamos con alguien dejándonos llevar por lo que sentimos y al racionalizarlo lo atribuímos al no poder ni querer estar en pareja cuando en realidad ese enojo surge como mecanismo de defensa ante la percepción que tenemos de nosotros mismos de no ser lo suficiente para la otra persona que es tan maravillosa, con tanta experiencia de vida que no nos toleraría y nos abandonaría en el camino)... por este temor, nos resguardamos de sentir, y analizamos todo... y en este análisis descubrimos que se sentía tan lindo sentir y dejarse llevar por la piel, pero que no nos podemos dar ese lujo... Así que mejor terminar todo ahora, antes que alguien salga herido, porque creemos que lo que somos no es suficiente para el otro, que en algún momento descubrirá que no somos como nos recuerda del pasado, que lo que éramos en potencia en ese entonces, quedó sólo en la posibilidad de ser, pero no llegamos a explotar todo nuestro potencial... y la desilusión podría ser tan grande para la otra persona, que sin lugar a dudas nos dejaría... y eso nos dolería, así que mejor la cortamos ahora, así nadie sufre.


Sin embargo, cuando la emoción se apodera de tu alma a la hora de estar con alguien, uno es puro sentimiento! Te dan ganas de estar con esa persona, te animás a ser vos, sin miedo a que te juzguen (porque lo que sos hoy es lo que esa persona está viendo con sus ojos y su alma... ningún recuerdo del pasado sino todo lo que tiene frente a sus ojos), te permitís salir de esa postura acartonada, estructurada y legislada que tenés en tu vida. Cuando te dejás llevar por lo que sentís, se te nota en la mirada, esas ganas de hacer, ser, sentir, estar... si cada momento que pasás con esa persona es lindísimo. te vienen aires de cambio, de renovación, sentís como el viento te despeina, y te dejás llevar.
Y es cierto... te empiezan a dar ganas de estar más tiempo, de compartir más cosas y momentos... uno de pronto siente que los pies se te despegan de la tierra y sentís que volás. Y ya no existen ni tiempos ni lugares, simplemente te dejás llevar y te sentís libre... esa sensación de libertad, de "todo lo puedo", de pronto se apodera de cada fibra de tu ser... y te dejás llevar (sólo hasta que, obvio, dejás que tu raciocinio te venza). Y la ansiedad, ese sentimiento tan positivo en algunas ocasiones pero que puede destruirte en un instante en otros momentos... esa ansiedad hace que tengas ganas de estar (como también puede hacer que el otro se sienta ahogado y oprimido, que lo estás apurando, por lo que deberíamos saber cómo manejarla, algo que puede hacerse y controlarse, pero nunca dejando de sentir a flor de piel cada palabra, mimo, beso tuyo ... te hace bien sentir... te descubriste capaz de volver a vivir, te diste cuenta que no estabas muerto, que aún tenés tanto para dar. Pero el miedo? El miedo también es un sentimiento... y sí las cosas no salen bien...? El miedo aparece cuando comenzamos a racionalizar lo que sentimos... no deberías tener miedo a equivocarte, no deberías temer a jugártela... porque vale la pena, siempre lo vale!


Porque ... si te encantó la sensación de volar... pero la realidad te dice que no debés hacerlo... hay que poner los pies sobre la tierra y quedarse ahí estancadito...?? No, la vida te da revancha para que lo intentes, y no deberías asustarte... qué es lo que tenés dentro tuyo que creés que es menos que yo? Qué te hace pensar que te dejaría cuando vea como sos? Yo te veo como sos HOY, no por lo que fuiste, y es de eso de lo que estaba empezando a enamorarme... de vos hoy, con tu sonrisa, con nuestros diálogos, los momentos compartidos, porque primaron la emoción y los sentimientos... la razón no juega nada acá... cuando entra en juego, es que se tapan los sentimientos, nos volvemos acartonados, estructurados y no nos permitimos ser felices. Vos mismo lo dijiste... si empezamos a racionalizar e intelectualizar todo lo que vivimos, podemos estar 50 días analizando lo mismo, y nunca llegaríamos a ninguna conclusión verdadera... seguiríamos dando vueltas sobre lo mismo eternamente. Y por esto mismo es que deberías dejar que la piel, tu interior, tus sentimientos, se apoderen de vos en este momento... y dejar que las cosas sean, que fluyan... que pase lo que tenga que pasar, que te permitas sentir sin el miedo a lo que vendrá, pero viviendo el ahora, porque lo que tenga que ser, será... siempre es así. No debemos racionalizar los temas del corazón, porque sólo nos llevarán a quedarnos solos, dejando pasar de largo a quien quizás era la persona que cambiaría para siempre nuestra vida, quien nos haría sentir eso que tantas veces vimos que les pasaba a los otros pero que nosotros no nos animamos a tener.. Y cuando digo "cambiaría nuestra vida" no estoy hablando de cambiar porque lo que teníamos no nos agradaba... es un adaptarse, es un sumar, un ganar... porque cuando uno ama, cuando uno siente... siempre se gana!


6 comentarios:

ECH dijo...

Tan pocas veces nos pasa eso de sentir algo fuerte por alguien, que es realmente un desperdicio de oportunidad no explorar ese sentimiento, esa persona que apareció y logró el milagro de "despertarnos" y que nuestra rutina sufra un cambio positivo, una "carga" energética inusual... que es lo que nos demuestra que seguimos vivos !!! (y que aún podemos).

Jean dijo...

Hola Eduardo... es así, tal como lo pintás vos! justamente sea quizás por eso también que sintió un peso y responsabilidad muy grandes... por haberme "despertado"... por darse cuenta que había sido una carga energética positiva en mi vida... y si se siente menos (por esto de creer que porque tengo mayor experiencia de vida en pareja que él soy mejor o me encuentro mejor parada ante la decisión de querer intentarlo, sin tener miedo... todas apreciaciones muy subjetivas que tiene él, obvio!). Entonces al sentirse menos, o que no puede, o que no podría, hace que no quiera darse la oportunidad de sentirse pleno y libre... las posibilidades son tantas... decide que es más fácil y menos doloroso abrirse y no intentarlo... y desperdicia la oportunidad de explorar ese sentimineto, que quizás cuando lo sintió sólo le produjo dolor...?
Sea lo que fuera... duele... por mí... por él... que si lee esto, sabrá que tal como me dijo, pienso demasiado en el otro... porque son los otros los que hacen que mi vida sea lo que es. Gracias por leerme Edu!

vero dijo...

Hace cosa de unos dias he posteado en mi muro de face sobre los hombres que no nos quieren a las solteras porque somos demasiados "independientes"...pero si tenes experiencia,como la tenes vos...tambien esta mal!...no entiendo...porque esas pocas ganas de compromiso emocional?.Porque no entienden que no pasa por ser independiente,por tener experiencia...sino porque necesitamos del otro sin importar las cargas que traigamos sobre la espalda?...a ver...intento decir que,cuando conoces a alguien que te mueve,que te da esa carga energetica inusual como dice Eduardo,el corazon,la vida,la experiencia...todo esta en CERO,porque queres re comenzar,porque queres escribir una hoja en blanco con una historia nueva,con emociones nuevas,sin estar pendientes de lo que "sucedio ayer".Como se le hace entender a la otra persona qu no te importa que hizo,que hiciste...sino que estan re naciendo juntos?.
El haber movilizado a la otra persona no debe ser JAMAS una carga...todo lo contrario..DESPERTASTE EN ALGUIEN ALGO QUE A LO MEJOR LE COSTABA SENTIR Y ESO ES IMPORTANTISIMO POR DIOS!.
Quizas enrosque un poco la cosa Jean jajajaja,pero es que somos MUCHAS las personas que estamos pasando lo mismo que vos,y leo,y escucho sobre la soledad...y cuando la oportunidad esta...salen todos corriendo y dejando atras lo que tanto ansian.A la distancia siempre estare...besotes negra

Jean dijo...

Vero... el problema de la inmadurez emocional está ligada en realidad a una gran inmadurez en los cuatro niveles que forman a la persona: emocional, intelectual. físico y espiritual... y todo se produce cuando utilizan en demasía su intelectualidad, racionaliazndo todo, y demostrando que queriendo estar en control de las situaciones en realidad lo único que hacen es mostrar su temor al cambio... al no poder dominar la situacion, no se dejan ir, no se permiten sentir, y piensan todo como si eso les diera el control que tanto temen perder si se dejan llevar por las emociones.
La mayoría no enteinde esto de recomenzar, de escribir una nueva historia, una página en blanco... no entienden lo que es ese renacer, no?
Y sé positivamente que desperté en ese hombre especial algo que se había olvidado que podía sentir... pero se acobardó... =(
Sé que a la distacia estás siempre negrita! besos

Loló dijo...

Nunca dejes de volar y de soñar y de ser vos, tan integra, tan llena de amor y alegria. Nunca permitas que la cabeza domine tu corazón!!! Sos lo que sos por ser tan emocional, y atolondrada y ansiosa y miedosa y fuerte y persona de principios y valores muy fuertes... no permitas que nadie te cambie eso, porque sos pura emocion y sentimiento. Y nunca dejes de volar. Bs!!

Jean dijo...

Loló... me conocés, y siempre me volví a levantar, para seguir volando y soñando como se pueda... aunque en realidad hoy estoy cansada de seguir intenándolo, si no lo puedo hacer con quien arranca de mí todo esto que estoy escribiendo en el día a día.
Y para variar... me conocés TAN BIEN que me hacés llorar cuando te leo. Besos