sábado, 27 de febrero de 2010

El día de hoy ...


Muchas veces a la vida no le damos la importancia que tiene... vivimos una sola vez! Por esto, creo que no debemos hacerlo en la infelicidad. Es verdad que a veces tomar las decisiones que nos harían felices no son tan fáciles de tomar, pero son necesarias.
Siempre que decidimos algo, esto implica un cambio.. y en todo cambio, siempre perdemos o dejamos algo atrás. Ésta es una de las razones por las cuales tomar decisiones se hace tan difícil... por lo que dejamos atrás, por lo que ya no tendremos en nuestra vida, lo que forma parte de nuestra rutina, de nuestro día a día.
Pero si tan sólo nos detuviéramos un momento a pensar en lo que necesitamos, en lo que nos hace bien, lo que creemos podría hacernos sentir felices (ya que a veces podemos malinterpretar un mal momento que estamos pasando por la necesidad de un cambio, cuando quizás lo único que nos hace falta es bajar un cambio, enfriarnos, pensar, analizar la situación, y quizás reconoecr que estábamos teniendo por un mal día... una mala etapa, pero que todo pasa)...
La vida es tan corta para levantarnos de mal humor y estar tristes! Debemos amar a quienes nos aman, a todos aquellos que son importantes en nuestra vida... naturalmente que siempre esperamos a cambio que ellos también sientan lo mismo por nosotros... pero si no fuera así, quién nos quita la maravillosa posibilidad de haber podido abrir nuestro corazón a quiénes tal vez ni cuenta se dieron de nuestra existencia? Yo eso no lo cambio por nada! Porque me demuestra a cada instante que soy capaz de sentir de una manera que muchas personas no pueden... porque soy capaz de brindarme, mientras que hay mucha gente que no sabe, o no puede, o ya no recuerda cómo se hacía ni como se sentía....
Y porque me hace bien a MI, porque es una manera de sentirme viva... cuando siento como mi corazón late de manera distinta al oir tu voz, o cuando recibo tus mensajes o tus mails... ya sea que lo hagas desde el afecto que se siente por una amiga, aunque no me veas como a la mujer que soy... me llena el alma saber que puedo de alguna manera llegar a hacer una diferencia en tu vida, aunque no siempre lo notes.
Por eso, si estar en una determinada situación te pone triste, te enoja, te quita la risa, te saca el aire y te oprime el pecho; si no sentís ese cosquilleo que se siente cuando sabés que vas a compartir un momento con esa persona que te hace reir y te saca de todo lo malo de la rutina diaria... es el momento de dar un paso al costado, de mirar tu vida de otra manera... y de empezar a tomar decisiones... de esas que nos cambian, las que nos sacuden de una manera que se siente como un golpe seco al medio del pecho, pero que nos darán la posibilidad de empezar a sonreir nuevamente.
Cuando la vida te da una segunda oportunidad, no temas jugarte por ella... porque nada ocurre porque sí... todo tiene una razón de ser. Y si esta segunda oportunidad es la que te hace sentir feliz, no lo dudes! La felicidad no es un destino, sino el trayecto que seguimos a lo largo de la vida.... es una suma de muchos momentos, situaciones, personas, lugares, que al conjugarse nos hacen sentir esa cosita especial en el medio del pecho. Pero acordate que esto se SIENTE.... no podemos racionalizar todo lo que nos ocurre en la vida.
Nunca te olvides que no hay mejor momento para ser feliz que AHORA MISMO... a cada instante... sentí el honor de haber vivido un momento especial con alguien especial, y atesorá a esa persona en tu corazón. 
Y como la vida no espera por nadie... besá mucho, lento y dulce.... con pasión y sentimiento, pero no te guardes tus besos para más adelante, porque ese momento puede no llegar nunca...
Abrazá a quien amás, mostrando todo lo que sentís, ya que de qué te sirve guardarte ese sentimiento, pasión, deseo por miedo a ser rechazado? Nunca nadie rechaza un abrazo, esa caricia tan necesaria para el alma y el cuerpo ...
Perdoná a quienes te hicieron daño, porque seguramente no sabían lo que hacían, y sin duda no supieron valorarte ni verte ni sentirte por lo mucho que valés!
Trabajá lo suficiente para vivir tan bien como te gusta, pero siempre recordando dejarte tiempo libre para poder compartir tiempo con esas personas especiales que hacen que tu vida sea diferente, más rica, más plena y más feliz...
Y mucho más importante aún, amá como si nunca te hubieran herido... no permitas que tus experiencias pasadas te marquen de tal manera que no puedas sentirte libre de demostrar tus sentimientos con absoluta libertad, sin temores, porque ninguna situación es igual a otra, ninguna persona de nuestro pasado es igual a quienes conocemos hoy.
Y no te olvides de sonreir ... nunca sabés cuando alguien puede enamorarse de tu sonrisa!!! Reíte mucho... hace bien hacerlo bien fuerte, con esas risotadas que nos arrancan las lágrimas, porque nos purifican, nos hacen sentir que estamos vivos!!

4 comentarios:

vero dijo...

Jean...como se hace para pedir un abrazo...o pedir que te besen lentamente..disfrutando del momento?.Como se hace para sentir sin tener miedo de que te rompan el corazon?..como se hace para luchar hasta que las fuerzas no te den mas sabiendo que quizas no tenes la batalla ganada sin tirar la toalla en el medio de la lucha?...Yo me olvide de como se hacia todo eso,y puedo asegurarte que estoy pasando por mi peor momento,porque extraño como era,extraño abrazar sin pensarlo,extraño besar sin pensarlo,sin razonarlo,extraño SENTIR SOLO POR EL HECHO DE SENTIR,SIN ANALIZAR QUE ME LLEVA A QUE ESO APAREZCA DENTRO DE MI.Perdon...necesitaba un desahogo.Besos negra

Jean dijo...

Vero... los abrazos no se piden, salen naturalmente de la persona que los regala (aunque te cuento que, cuando no hace mucho tiempo atrás se cortó una relación que tenía, estabamos ambos tan devastados, sin querer seguir lastimando al otro, que simplemente le dije... "me podés abrazar? Lo necesito hoy más que nunca"... y fue el abrazo más contenedor, a pesar de la situación, que jamás nos hubiéramos dado)
Y los besos... ay Vero... los besos son expresiones del alma, de nuestros sentimientos y sensibilidad... y jamás se piden... esos se dan o no se dan.
Y con respecto a no sentir miedo a que te vuelvan a romper el corazón, eso simplemente se logra sabiendo lo que valemos, queriéndonos, y animándonos a arriesgarnos a que SÍ nos lo rompan, porque eso es algo imposible de preveer. Es cuestión de arriesgarse, de "luchar", de jugársela hasta el final.. la toalla no se tira nunca a mitad camino... yo por lo menos nunca lo he hecho.
Vero... LOS SENTIMIENTOS NO SE PUEDEN PENSAR... SOLO SE DEJA QUE FLUYAN, NO SE ANALIZAN!!!
Y sabés que contás conmigo para desahogarte cuando quieras! beso!!

Loló dijo...

Ay nena, que lindo leerte siempre tan positiva; porque asi sos vos, siempre brindandote y abriendo tu corazon, y mira que te dije que te reserves un poco asi el golpe es menos duro y no hay caso. Es imposible cambiarte porque eso sos vos. Beso grande Jeannie!

Jean dijo...

Loló, a pesar que es verdad que los grises también existen, en las relaciones se está o no se está... cómo hacer para darse uno en parte y reservarse otra parte? No he podido aprenderlo aún, pero sabés muy bien que lo intento siempre... beso!