jueves, 4 de febrero de 2010

Así te siento




Así te siento... temeroso, tierno, triste más allá de lo imaginable... y cerrado, muy cerrado.
Sos inteligente, sos valiente.. un guerrero... no permitas que el miedo te paralice... no dejes que las situaciones y los problemas del pasado y del ahora te dejen más anclado y más preocupado de lo que te merecés... porque no te merecés nada de esto que te está pasando...
O quizás sí...? Será verdad lo que dicen que uno se busca lo que tiene, que uno transforma en un problema lo que así desea? Que está en cada uno de nosotros el no hacernos carne de las cosas, mambos, historias del otro... y que si lo hacemos es porque así lo queremos, porque es más fácil, o menos complicado hacer lo que hay que hacer? Será cierto que tenemos lo que nos merecemos...? Y que "llamamos" a las personas y a las situaciones dependiendo de nuestra autoestima y de cómo nos vemos...?
Otra vez esta mezcla de sensaciones... de ideas... de cosas a las que trato de encontrarles el sentido... pero que escapan a mi entendimiento...
Será porque cuando tuve que decidir lo hice... muy a pesar de las consecuencias, de los efectos, de los resultados a corto plazo... Soy valiente, de eso ahora me estoy dando cuenta. Tomé decisiones durísimas en mi vida, con todo lo que ello significaba: las pérdidas, los cambios, el desestructurarme por un presente y por un futuro mejores...
Pero todos los resultados a largo plazo lo valieron... valieron el dolor, y la pena, y el desgarro, y el dejar atrás situaciones que ya eran insostenibles... intolerables... porque elegí VIVIR... no quise seguir muriendo de a poco...
No elijas vos seguir muriéndote de a poco... buscá dentro tuyo esa fuerza que ambos sabemos que está... SOS VALIENTE.... SOS UN GUERRERO... siempre lo fuiste... y nada de lo que hayas vivido pueden cambiar eso... tu esencia sigue siendo la misma... basta con quererlo... sabés que querer es poder, sobre todo cuando lo que queremos es estar bien... sentirnos plenos...
La vida va cambiando y mutando alrededor nuestro. Y de pronto, un día nos despertamos y notamos que todo es distinto, que no es la vida que habíamos querido... qué nos pasó? tanto tiempo estuvimos dormidos? O veíamos lo que se venía, pero optamos por hacernos los ciegos y los sordos, porque era más fácil que plantar bandera... que decir "hasta acá llegué"?
Muchas veces intentamos reponer situaciones que no tienen solución, para mantener las estructuras... es que es así como nos educaron, estructuradamente, aferrándonos a lo conocido, sin importar si lo desconocido podría hacernos más felices... Y cuando caemos en la cuenta que nuestra ancla está enterrada hasta las bolas, no sabemos qué hacer, y las decisiones cuestan el triple... pero se puede... YO PUDE!! Y sé que vos también podés... creéme que podés!

Nuestro pasado, las historias que tuvimos, las situaciones que vivimos... todas nos van marcando, en muchos casos nos atemorizan de tal forma que nos quedamos inmóviles, sin saber cómo actuar... pero se pueden dejar atrás, haciendo que no nos sigan marcando, que no nos sigan paralizando y no permitiendo que no nos dejen dar ese paso que sabemos que tenemos que dar...
Así te siento... triste, cerrado, perdido, preocupado en demasía, con muchos miedos, y con una carga muuy pesada...y solo... muy solo...

4 comentarios:

Jean dijo...

Posteo acá un comment que Laura me envió a mi casilla de gail, porque me parece que realmente vale la pena!

Linda, te cuento que no he podido subir mi comentario, seguramente se debe a algún problema de blogger pero te lo mando por aquí porque quería dejarte mi impresión sobre el posteo que escribiste. Te mando un beso.



Es tan pero tan dificil modificar estructuras de vida que a veces se nos va casi la vida misma intentándolo, yo sé lo que decís, que se puede si uno realmente quiere, pero me parece que a veces uno no tiene la capacidad de darse cuenta de que hace falta un cambio. Con el tiempo uno aprende, pero a veces tarda tanto. Un beso

Soy Laura, de Crónicas sin Tiempo

Jean dijo...

Laura, te agradezco que me hayas mandado tu comentario a mi casilla de correo.
Estoy de acuerdo en que es muy difícil modificar estructuras. hay muchas personas a las que se les va la vida intentándolo, es cierto.. y tantísimas otras que no lo hacen por diferentes razones: el que dirán; por miedo a lo desconocido, a la soledad, al vacío; por temor a lastimar a los que alguna vez se amó; por miedo a lastimar a los que ahora se ama... son infinitas las razones, y también a veces uno no sabe que la salida es romper con las estructuras...
beso Lau... nos estamos leyendo!

María dijo...

Estoy de acuerdo con tu post y con el comentario de Laura.
Agrego, que no todos tenemos los mismos tiempos para resolver sobre este tipo de situaciones y que, cuando alguien se encuentra en el estado en el que está esta persona, que por cierto, no es la única, es muy importante el apoyo de un profesional.
Si estás en un pozo, se te escapó la punta de la soga y no podés salir de otro modo que no sea con la ayuda de alguien que te la alcance, es hora de buscar quien se encargue de hacerlo para que te ayude a salir de él.

Un beso.

Jean dijo...

María... es como decís... no todos tenemos los mismo tiempos para nada en la vida (por algo el refrán "El que espera desespera"). Uno de los problemas que surge en situaciones como ésta, entre otros, es que a veces ni la ayuda de un profesional de los que te quieren bien y desean darte una mano sirve, cuando la persona está plantada en una posición en que los cambios no los puede realizar por no querer dañar a nadie, o porque esas estructuras de las que hablé son muy fuertes y muy pesadas para poder cambiarlas... entonces, prefieren quearse donde están, a pesar de todo, y ser ellos mismo quienes carguen con la pesada cruz.
Beso grande!!!! Nos estamos leyendo! =)