martes, 30 de octubre de 2007

Por qué será...


... que perteneciendo el hombre y la mujer al mismo género, el de seres humanos, somos TAN distintos? Ya sé que algunos dirán... es más que lógico! las diferencias saltan a la vista! Pues sí, las diferencias físicas son algo que no pueden esconderse, aunque en algunos puedan ser confundidas. Pero mi custionamiento va un poco más allá.
Hace mucho tiempo atrás, en la facultad, este tema surgió en una clase de Teología, no porque el profesor así lo quisiera, sino porque sus veintitantas alumnas mujeres lo sacaron a relucir. Recuerdo que alguien en la clase le dijo "las diferencias entre el sexo masculino y femenino en los animales no es tan marcado como en las personas". "Pues la respuesta es más que lógica, hija! Ellos son seres inferiores!" "Pero ambos se comportan tan parecido... se ayudan en la crianza de los hijos, son organizados..." "mejor déjalo ahí... no aclares que oscurece!!! Nosotros somos racionales, y eso nos diferencia de ellos... y ustedes como féminas son las encragadas de ser menos racionales que nosotros los hombres. Fin de la discusión". Y la verdad que era un placer entrar en estos debates con el profesor Fontes... un ser tan cerrado en sí mismo que sólo mi grupo de amigas de estudios podíamos sacarlo de una manera en que antes nadie había logrado.
Ahora retomando el hilo de lo que comencé a decir al principio, Cómo puede ser que el hombre tenga esa capacidad de compartimentalizar? (ni sé si dicho término existe o no, pero me parece que sirve para el propósito) De dejar de lado sus sentimientos y emociones y dedicarse tan sólo a una cosa o "issue"por vez? Racionalizan todo al extremo, para no mostrar sus emociones, pues hay muchos hombres que siendo emocionales, se van al otro extremo y por supuesto, en el intento, se van de rosca! Se vuelven extremadamente racionales. Se abocan de lleno a su trabajo, a veces dejando pasar LA oportunidad de ser felices, dejando escapar entre sus dedos a esa mujer que los contendría, amaría, les daría su espacio, "porque tengo miedo de enamorarme, tengo que solucionar otros problemas en mi vida primero..." Tendremos nosotras las mujeres la culpa de que ellos sean así? Por permitirles que nos dejen esperando, por darles el tiempo (ese tiempo que suele ser taaaan eterno para nosotras pero que para ellos nunca es suficiente), por criarlos así cuando somos sus madres?
Nosostras ponemos todo el corazón en lo que hacemos... y hacemos tantas cosas al mismo tiempo! Y sin embargo, aunque trabajemos fuera de casa, seguimos con nuestra labor dentro de la casa, con los hijos, las taresas domésticas, las compras, las colas en el Pago Fácil para pagar las cuentas... y estamos listas para salir corriendo ante el primer llamado de ÉL! No podemos separar lo racional de lo emocional... y damos todo de nosotras siempre. Y a pesar del cansancio, siempre estamos en pie y al rescate de quien lo necesite.
Será por nuestra condición de madres? Porque sabemos y sentimos lo que es gestar a nuestros hijos? Ésta es una duda que siempre he tenido, y que sé que no es moco de pavo.
Nos guiamos por lo que dicta el corazón, aún cuando estamos pensando... pensamientos y sentimeintos van juntos en todo... ellos, sin embargo, usan la cabeza, son incapaces de usar el corazón al mismo tiempo que la racionalidad... o estoy siendo demasiado extremista?

2 comentarios:

Gabriel dijo...

Querida amiga, veo que en este tema no estamos de acuerdo, porque todo eso que vos le adjudicas al sexo masculino, no es exclusividad de nosotros, te puedo asegurar que hay muchas mujeres que entran dentro del elncuadre del estereotipo masculino. y muchos hombres que usamos mas el corazon que la cabeza y así nos va.

No hablo de ningun caso particular.

Bueno te dejo un beso

Jeannie dijo...

Gracias gaby por tu comentario! Y puede ser que tengas razón... y sé que vos estás lejos de entrar en este encuadre... el tema es justamente, que si se habla de amor, es indispensable usar el corazón, no la cabeza, a pesar de los posibles golpes... que suelen ser muchos pero que podrían ser menos si fuéramos todos un poco más emocionales y no tan racionales...