martes, 3 de agosto de 2010

Como un anillo...

"Tú eres como este anillo: una joya única y valiosa. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?"

Encontré esta cita en el muro de Vero, una amiga de Facebook... y apenás lo leí, atrajo mi atención. Inmediatamente, pilas de imágenes empezaron a llenar mi cabeza, una encima de la otra, algunas no tan claras... pero en definitiva, eran todas en relación a la lucha que tienen algunas personas por ser aceptadas por el resto, las que en su afán por ser reconocidas, son capaces de olvidarse de su verdadero ser, de sus principios, de sus valores y de sus creencias... por poder lograr la atención de aquella persona a la que consideran absolutamente todo en ese momento específico de sus vidas.
Y no puedo ni excluirme ni abstraerme completa y totalmente de ellas, porque de una u otra manera, en mayor o menor medida, creo que todos, alguna vez, luchamos para que esa persona en quien habíamos depositado nuestras esperanzas, o nuestro amor, o nuestro deseo, nos prestara atención; aunque, por suerte, esto no haya implicado dejar de ser nosotros mismos por lograrlo.
Por qué será que al ser humano le cuesta tanto darse cuenta que es único e irrepetible?
Creo que el tipo de sociedad en la que nos movemos a diario hace que estemos todos masificados al extremo tal que lo que uno dice es lo que todos deben decir, que lo que uno hace es lo que todos deben hacer, que lo que uno usa es lo que todos deben usar. Y, así, parecemos todos cortados con la misma tijera... y es cuando algunos, como yo, nos oponemos a esa masificación, que se nos mira como el bicho raro, o la oveja negra, que no sigue los mandatos que la sociedad le está dictando. Así fue como me ocurrió cuando, a mis 22 años, decidí mudarme sola, lejos de casa (no tan lejos... del Gran Buenos Aires a la capital, para poder estar más cerca de mis trabajos) ... Y fueron muchos los que me crucificaron por ser distinta. Y fue quizás por eso que, debido al dolor de la incomprensión, decidí cortar de cuajo con todo lo que había sido mi vida hasta ese entonces... y reencontrarme con mis afectos y con esa parte de mi historia, que en definitiva ha hecho que hoy sea lo que soy, me llevó muchísimo tiempo... (y aún sigo reencontrándome con mi pasado, para seguir entendiendo mi hoy).
Es por esta masificación que muchos no se dan cuenta de su verdadero valor... y por esa necesidad de estar, de pertenecer, de evitar su soledad, se enganchan con lo primero que se les cruza, jurándose que es ESO exactamente lo que estaban buscando, cuando en realidad es simplemente un estado en el cual deben encontrarse, porque así es como lo dispone la sociedad de masas en la que viven. Y, coo dije anteriormente, no puedo ser tan arrogante y pretender que a mí jamás me pasó... porque sí me pasó, de creer que tal o cual persona era quien necesitaba, quien me llenaba, cometiendo algunos errores. Pero de todo se aprende!
Y justamente, porque no sabemos valorarnos por lo que realmente somos, por lo que valemos, por lo que significamos para todos aquellos que nos quieren en serio (con ese amor verdadero e incondicional que sólo muy pocos pueden sentir, sin egoísmos, sin rencores, con mucha valentía, con arrojo y deseos y ganas de...) es que permitimos que quienes no nos merecen, quienes no quieren ni pueden realmente apreciar nuestro verdadero valor como personas, intenten decirnos cómo vivir. O pretendemos que nos aprecien y nos quieran y nos permitan ser parte de sus vidas. Pero... de qué sirve mendigar eso mediante planes y estrategias, como si de una guerra se tratara? Al intentarlo, lo único que estamos haciendo es rogar que nos quieran, algo muy patético, aunque suela ocurrir muy a menurdo, más de lo que nos gustaría.
Es duro.. pero como siempre digo, se puede lograr... debemos recordar lo que somos y valemos en cada nuevo amanecer, con le comienzo de cada día... amarnos, aprender a reconocernos en los ojos de quienes son como nosotros... porque solamente quienes sean así, sinceros, puros, buena gente, sanos, podrán apreciarnos y valorarnos.. porque son ellos los verdaderos expertos.
El resto...? El resto son experiencias que en algunos casos debemos transitar para seguir creciendo, hasta encontrar a ese ser maravilloso que nos haga dar cuenta que él SÍ sabe lo que valemos... ese experto que pueda apreciarnos como esa joya única y valiosa.

3 comentarios:

vero dijo...

Despes de mucho recorrer,mucho auto analisis,muchos choques contra la pared...y porque no...de mucha soledad...he aprendido que he sido muy egoista,cuando....estaba en pareja...si!...buscaba que me aceptaran como era,buscaba estar acompañada...pero como lograr que ellos me amaran si no daba nada a cambio mas que esforzarme para que me conocieran...y ni siquiera me conocia yo misma?...si yo en vez de brindar lo que tenia en mi corazon hacia lo posible porque ellos se quedaran a mi lado por el simple hecho de no estar SOLA?.
Hoy Jean...me di cuenta que soy un diamante UNICO...porque me acepto...porque se que no debo demostrar sino demostrarme lo que valgo y,recien ahi....el resto se dara cuenta de quien soy...besos!!!!!!!..(te diste cuenta que mis comentarios son una catarssis que hago debido a que me siento identificada con lo que escribis no? jajajaja)

Jean dijo...

Síiiii Vero!!! TODOS somos diamantes únicos... somos esa joya ireemplazable e irrepetible... y debemos saber creénernosla, para así poder hacer que el resto también lo sepa... y esa persoa especial, esa alma gemela que está ahí afuera esperando por nosotras, o buscándonos, sabrá reconocernos y valorarnos!!!
Me encanta que puedas hacer catársis a través de tus comentarios... no te das una idea de la felicidad qu eso me produce, saber que lo que escribo te llega y te sirve! Te mando un beso enooormeee! =)

Loló dijo...

Jeannie, VOS SOS UNA JOYA UNICA Y VALIOSA!! Y se que de eso no tenes ninguna duda. Pero pasa que a veces, en el afan de querer sentirte realizada y feliz (mucho mas de lo que ya lo estas) haces las decisiones incorrectas, pensando que tenes que ser la ayuda de cuanta alma perdida se te cruce en el camino, dejando que se lleven lo mas preciado que tenes, que es tu sensibilidad, tu sentido del humor y don de humanidad. Pero siempre llega el que estara ahi para vos y se que esta llegando. Te quiero mucho, y espero que siempre puedas lograr tus suenios, porque vales mucho mas de lo que vos pensas.