miércoles, 26 de mayo de 2010

Dar Demasiado


A veces no nos damos cuenta de cuánto damos a las personas en nuestra vida... hasta que de pronto, un día como cualquier otro, nos sentimos exhaustos y totalmente "desinflados", sin ganas de nada, vacíos...
Es que no somos todos iguales... están los que siempre están abiertos a recibir, los que no pueden seguir adelante sin la mano del que los esté guiando, los que salvo que los adulen y mimen continuamente no pueden encarar el nuevo día o las diferentes situaciones.... y estamos los que nunca pedimos ni recibimos, los que solemos estar siempre dispuestos a ofrecernos por entero...
Y ninguna de las dos posiciones es incorrecta, aunque qué bueno sería poder alcanzar el "happy medium", no?
Muchas veces me cuestiono... quién es más feliz? El que siempre está recibiendo...? O el que se la pasa dando, muchas veces sin recibir nada a cambio...? (y aclaro, que no soy de la personas que se ofrece esperando algo a cambio... sino que creo verdaderamente que, como en toda comunicación, lo mismo ocurre en la relaciones humanas: es un toma y da continuo). Y casi siempre llego a la misma conclusión: creo que los que damos sin esperar nada a cambio, los que servimos de apoyo y contención de los otros... a pesar del gran desgaste que eso signifique... somos mucho más felices... que no es lo mismo que estar contentos todo el tiempo. Realmente creo que los que no saben dar, sino que están siempre en la postura "egoísta", quizás, de siempre ser los que reciben, podrán sentirse felices de ser centro de atención... pero no saben lo que se esta'n perdiendo!!!!!
Hoy estoy cansada... acostumbrada a ser la que siempre entrega, la que está dipuesta a escuchar, apoyar, acompañar, sostener, hablar, callar, mimar, ofrecerse por completo... hoy  necesito que sea al revés: quiero que me mimen, que me cuiden y tener el apoyo y sostén en otra persona... necesito que me escuches y me apoyes.... aunque sea por un ratito... si total, enseguida recargo mi energía, y ya estoy de vuelta en el ruedo, dispuesta a volver a mi papel (y entiéndase bien que no estoy hablando de un personaje que tomo, sino de lo que siento es el rol en mi vida... y me gusta llevarlo a cabo)... volver a ser la fuerte, la que ayude, mime, ame, y acompañe en todo momento a todos los que son parte importante en mi vida.

6 comentarios:

Infinito Cielo Azul dijo...

Pues aquí estoy hoy para darte todo eso que necesitas. Te he escuchado y te mando todo mi apoyo. Un beso.
I.C.A.

Loló dijo...

NUNCA dejes de seguir dando como hasta ahora... porque acordate que el que siembra cosecha, y vos vivis cosechando todo eso lindo que siempre estas dando. te quiero mucho jeannie!!!

María dijo...

Se supone que uno debe dar sin esperar nada a cambio, pero es real que todos necesitamos del otro como éste de nosotros.
En las parejas, se actúa por reciprocidad y, si llega un punto en el que uno dió y dió sin recibir nada a cambio, se produce un desgaste, que sólo se revierte, con la buena voluntad y predispocisión del otro por cambiar, ceder.
Pareciera que ´sto, cada vez, se hace más difícil.
Ojalá, consigas lo que necesitás, para estar mejor.

Un beso.

Jean dijo...

I.C.A.
gracias por estar!!!! Y gracias por entenderme... por leer lo que tengo que decir.... por tomarte tiempo de tu vida para compartirlo conmigo! besos!! =)

Jean dijo...

Loló, qué puedo decirte que no sepas ya?? Que te quiero un montón, amiga mía!!! Y que sabés muy bien que NUNCA VOY A CAMBIAR... soy así, doy desmesuradamente, pero qué bueno cuando recibimos un poco a cambio, no>? Besotes desde el alma, amiga mía!!!

Jean dijo...

María, Es verdad, se supone que demos sin esperar nada a cambio, como también lo es que necesitamos del otro. Creo que en todo tipo de relación la reciprocidad es la base fundamental de la perdurabilidad en el tiempo, es lo que forja que la relación sea duradera y verdadera, plena y fuerte... ya sea en una amistad, con los hijos o los hermanos, en la pareja, en le trabajo, cada una de estas relaciones con lo que ellas conllevan.
No sé si realmente esté necesitando algo para estar mejor... quizás simplemente deseo SENTIR que todo lo que hago, lo que doy desmesuradamente, no caiga en saco roto... que sirva... lo cuál sé que sirve, pero qué bueno escucharlo de vez en cuando no?
besos!!! Y mil gracias por estar! =)